Abrazando al Lado Oscuro


Yo y mis hermanos en frente de la Puente Golden Gate

Mi primera introducción a San Francisco fue a la tierna edad de seis años cuando mi madre me llevó con mis dos hermanos a través del país en un viaje por tren por 2 semanas. No recuerdo mucho de San Francisco, a excepción de esta foto en que faltan mis dos dientes delanteros. Eso, y la calle más torcida del mundo. Que, al igual que muchas experiencias de mis primeros años, se perdió en los recovecos de mi memoria.

Unos 20 años después estaría sentada en mi oficina en Boston, soñando con mudarme a San Francisco con uno de mis mejores amigas y colegas. No estoy segura de por qué lo teníamos en la cabeza que San Francisco debería ser nuestro destino; quizás fue el hecho de que ambos nuestros hermanos mayores ya se habían mudado allí, tal vez fue la aventura del oeste de avanzar hacia una nueva frontera, tal vez que era el romanticismo de un lugar que no podíamos imaginar por completo, algún lugar nuevo, diferente y emocionante. Tal vez fue simplemente la fantasía de dejar todo atrás y empezar de nuevo, una nueva persona en una nueva vida.

La silueta de San Francisco

A pesar de nuestros sueños, la vida tenía otros planes para las dos de nosotras. Ella, mi colega y amiga, tenía sus propias aventuras entre las ciudades de Nueva York, París y Washington, DC. Mi propio camino me llevó a Washington, DC y luego hacia el oeste, por último, pero a un destino diferente … Los Angeles. A pesar de que había pasado todo ese tiempo soñando con San Francisco, las circunstancias me habían llevado en otro lugar, y San Francisco simplemente no parecía que iba a pasar. Es decir, hasta 2009, cuando una serie de eventos “sin querer” me llevó directamente al lugar de mis sueños anteriores … Había llegado finalmente en San Francisco.

Al principio fue una relación de amor y odio. Mi corazón estaba atrapado en Los Angeles, y que junto con mi amor por el clima cálido del sur de California, significaba que yo era bastante miserable y encontraba todas las razones para quejarme de San Francisco. No fue en conformidad con mis sueños de todos esos años anteriores.

Pero como siempre lo hace, el tiempo pasó y las cosas empezaron a cambiar. Las cuerdas de mi corazón comenzaron a soltar su apretón fuerte sobre Los Angeles y comencé a abrirme más a la idea de San Francisco como mi hogar. Poco a poco empecé a aclimatarme al clima, empecé a encontrar una nueva comunidad de amigos, comencé a echar raíces. San Francisco se estaba convirtiendo en mi hogar. Mientras lo hacía, la belleza a mi alrededor comenzó a ser cada vez más evidente. Cada vez que andaba al yoga, me quedaba asombrada de la espectacular vista del horizonte que era simplemente el telón de fondo de mi paseo por Alamo Square. El olor suculento de las flores de California flotaba en mi nariz por todas partes a que iba. La impresionante vista del puente Golden Gate me dejaba sin palabras cada vez que pasaba por encima de ello o alcanzaba una vista desde lo alto de un punto de vista de la ciudad. Las vistas maravillosas de la bahía de San Francisco, salpicado de hermosos veleros, entraba en mi vista durante un paseo de rutina. En casi todos los días me encontraba sorprendida por la increíble belleza a mi alrededor y exclamando a mí misma: “Dios mío. ¿Cómo es que tengo la suerte de vivir AQUÍ?”

Vista del puente Golden Gate desde Marin Headlands

Como una escritora dedicada a enfocarme en lo positivo y la búsqueda de la alegría de vivir, me esfuerzo cada día para apreciar la belleza que está a mi alrededor y para no lo doy por sentado. Pero al igual que cualquier ser humano, aunque tengo mis momentos en los que pierdo de vista a ella. Esta noche fue uno de esos momentos. Como nos acaba de cambiar los relojes y de repente se oscurece mucho antes de lo que era antes, me encontré decepcionada por la pérdida de luz en el día. Cuando me estaba preparando para ir a yoga de esta tarde, puse esta actualización a mi página de Facebook:

“Realmente no estoy entusiasmada de que está OSCURO para mi caminata al yoga.”

Mirando por la ventana pude ver que estaba oscuro y no tenía muchas ganas de dar a la caminata en el frío, sobre todo cuando estaba tan acostumbrada a tomar esta bonita caminata con el calor del sol en mi espalda.

Me dirigí hacia la puerta y en mi ruta habitual hasta el yoga, que me lleva a través de Alamo Square, sede de Las Damas Pintadas. En el momento en que puse los pies en el parque, una vez más estaba asombrada. En el aire otoñal, la ciudad brillaba con un resplandor absoluto contra el cielo nocturno, mecido por el resplandor de la luna brillante de arriba. Me humilló y me di cuenta inmediatamente de que había cometido un error con mi anterior mensaje en Facebook. Es una ironía que yo estaba en mi camino a yoga. Uno de los temas que solemos estudiar en el yoga es el abrazar no sólo a la luz, sino también a la oscuridad, el lado oscuro, de la sombra de la vida. A medida que las estaciones cambian y nos movemos en un período más oscuro, el yoga nos invita a explorar el lado más oscuro de nosotros mismos, nuestras experiencias y nuestras emociones. Y nos invita a abrazar los dos lados, de ver la belleza, la oportunidad de crecimiento que proviene de cada uno. Al reflexionar sobre mi descontento acerca de los días convertiéndose en la noche, me di cuenta de que estaba perdiendo la oportunidad de abrazar tanto la luz Y la oscuridad. Y mientras caminaba a través de Alamo Square y me maravillé de la belleza de la escena de la noche a mi alrededor, me sentí llena de asombro y gratitud.

La vista nocturna de San Francisco desde Alamo Square

Pensé en la niña de 6 años sentada en frente del Puente Golden Gate con mis hermanos, completamente inconsciente del hecho de que este algún día sería mi hogar. Pensé en la señorita de los años 20, soñando con mi amiga acerca de San Francisco, sobre como llegaríamos allá y como sería. Y pensé en yo de hoy día, la mujer que había evolucionada desde un lugar de ensueño, a la ambivalencia de una ciudad, y finalmente para abrazarla como mi hogar. Y mientras miraba al horizonte impresionante brillando bajo la luz de la luna, que estaba llenada por la emoción y una vez más me dije: “Dios mío. ¿Cómo es que tengo la suerte de vivir AQUÍ?”

 

Este ensayo está dedicado a Jules, quien ha sido siempre mi aliada y mi amiga
a lo largo de este viaje.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Viaje de la Vida, El Yoga, La Amistad, La Inspiración y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Abrazando al Lado Oscuro

  1. juantel dijo:

    Carl Jung decia que hay una parte de nosotros que noqueremos ver y que relegamos al olvido… lo que el llamaba “la sombra”… y decia que aho ocultamos, o tratamos al menos de hacerlo, lo que consideramos reprobable u oscuro sobre nosotros…
    Sin embargo tambien decia que ahi precisamente se esconde una parte fundamental de nosotros… porque la felicidad esta en ser completos y el explorar la sombra, aceptarla y vivirla es algo fundamental para ese estado de “completitud”
    Hay que tener mucho valor para explorar la sombra y sacarla a la luz… pero esa es la unica manera de lograr la felicidad… la felicidad es estar completos y no solo vivir desde una parte de nosotros!!!
    Es necesario explorar y vivir la sombra para VIVIR EN PLENITUD…
    Besotes
    Juan

    • Hola Juan, tu comentario me dio piel de gallina! Es cierto que para ser feliz tenemos que explorar la sombra, y todos lados de nuestros mismos. Tanta la verdad!! Gracias por leer y comentar!

      • juantel dijo:

        La evolucion requiere de cierto valor personal… y de cierta audacia tambien… y no queda de otra para estar completos que explorar y asumir la sombra porque ahi es donde reside una gran parte de nuestra energia!!!!
        A veces no es agradable ver cosas de uno mismo… pero es esencialmente necesario si realmente queremos estar completos, es decir… SER y VIVIR EN PLENITUD
        Besotes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s